En este momento estás viendo Historia del golf

Historia del golf

El golf tiene sus orígenes en la Edad Antigua, en los Países Bajos, cuando los romanos utilizaban un palo curvo y una bola hecha con plumas. Con fecha del 26 de febrero de 1297, existen registros que indican que los holandeses también jugaban en la ciudad de Loenen aan de Vecht, a un juego similar, empleando un palo y una bola de cuero, al que llamaban Colf. El que lograba darle con la bola a un blanco ubicado a una distancia de varios cientos de metros con el menor número de golpes era el ganador.  Ahí comienza nuestra historia..

En Francia se documentó el Chole hacia 1200, Paille-maille a partir de 1416; en Saboya, en el diario de Adelaida, hay una representación de un golfista hacia 1450; en Bruselas se prohibió el Colven en 1360, y en un devocionario Flandes, hacia 1480, aparece la figura de un golfista haciendo un putt hacia un hoyo hecho en el hielo.


La catedral de Gloucester, en el Suroeste de Inglaterra, fue construida en lo siglos XI y XII. En la fachada oeste se ve un vitral de colores que muestra a un golfista. Ésta es la representación más antigua que existe del golf. Este vitral fue patrocinado por sir Thomas Broadstone, tras regresar sano y salvo de los conflictos bélicos en Francia (Guerra de los Cien Años), después de servir a su rey Eduardo III y combatido en la batalla de Crécy el 26 de agosto de 1346, que supuso una aplastante derrota para los franceses. En el manual en latín de Pieter van Afferden, de 1545, se dice que bajo ningún concepto se puede molestar al golfista cuando va a ejecutar el golpe.

Sin embargo, los registros nos indican que el juego que hoy conocemos como golf, fue inventado por los escoceses entre los siglos XIV y XV, ya que es mencionado en dos actas del Parlamento de Escocia del siglo XV, en las que se prohibía el juego del golf, a instancias del rey Jacobo II, debido a que los escoceses le dedicaban más tiempo al juego que a la práctica del tiro con arco, siendo este último una necesidad militar y corroborado en los próximos años por los reyes Jacobo III (1471) y Jacobo IV (1491). En otros estudios, se opina que estos relatos hacen referencia a otro tipo de deporte, por ejemplo, el shinty o hurting, o al hockey sobre césped.

Según el historiador Heiner Gillmeister, la palabra golf podría ser una alteración escocesa del término neerlandés Kolf o Kolv, que significa palo y bate. En cambio, Robin Bargmann sostiene que el colf holandés y el golf escocés evolucionaron simultáneamente y que ambos términos proceden de la palabra latina clava, palo, estaca. 


El golf es popular también en varios países de Europa Occidental, Canadá, Suráfrica y Australia. En 1945, tras la II Guerra Mundial, experimentó un notable crecimiento en Japón.

En la paz concluida en 1502 entre Escocia e Inglaterra, quedó suprimida la ley que prohibía la práctica del golf, porque no convenía que la población hiciera ejercicios paramilitares. Poco tiempo después, se conoció que el propio rey Jacobo IV jugaba al golf, cuando apareció en la contabilidad oficial de la corte una factura por los palos de golf hechos para el monarca.

En 1527, se menciona al primer golfista en Gran Bretaña, sir Robert Maule, que jugaba en el Barry Links, cerca del actual Carnoustie. En 1552, tuvo referencia el golf en St. Andresws y en 1553 el arzobispo promulgó un decreto en el que se autorizaba a la población a jugar en los links, que eran unas dunas cubiertas de hierba que se encontraban en la costa. Más tarde, María Estuardo, nieta del rey Jacobo II, introdujo este deporte en Francia, porque empezó a jugar al golf al poco de morir asesinado su esposo en 1567, motivo por el cual sufrió innumerables críticas.


Se han encontrado innumerables notas a lo largo de los años, por ejemplo: 

En 1592 estaba prohibido jugar al golf en Leith mientras se celebraban los servicios religiosos el domingo por la mañana.

En 1600 un hombre resultó herido mientras jugaba al golf en las praderas de Ayr.

En 1608 el príncipe de Gales fue observado jugando en los campos del palacete de Greenwich. 

En 1620 se hace referencia a la featherie (bola plumosa), una bola de cuero rellena de plumas hervidas (hasta entonces se cree que se jugaba con bolas de madera dura). 

En 1603, el rey Jacobo VI nombró “Royal Clubmaker” a William Mayne, el primer fabricante de palos del que se tiene noticia y en 1628, se sabe que al primer caddie del Marqués de Montrose se le pagaba 4 chelines.

En 1642, el Concejo municipal de Aberdeen concede una licencia para la fabricación de bolas de golf.

En 1658, se practica en los “Up Fields” de Westminster, en Londres.

En 1682 el Duque de York y un zapatero ganaron una partida de golf en Leith contra los nobles ingleses. Fue entonces cuando se disputó el primer partido internacional, cuando Escocia, representada por el Duque de York y John Paterson, venció a un dúo inglés anónimo. En este documento también se hace referencia a Andrew Dickson, el caddie que portó los palos del Duque de York.

El primer campo de golf y los primeros clubes fueron creados en Escocia. El Old Links, situado en el hipódromo de Musselburgh, es el campo de golf más antiguo del mundo, existen registros de jugadas realizadas en él en 1672, aunque se cree que María I de Escocia había jugado ya en los años 1567.

El club de golf más antiguo del mundo es el de la Honourable Company of Edinburg Golfers con sede en Muirfield, donde se compiló el primer reglamento escrito, las Reglas del Golf, junto con el diseño del campo de golf de los 18 hoyos. Sin embargo, algunas fuentes afirman que el primer club de golf fue “Royal Burguess Golf Society”, el cual se fundó en 1735. En el año 1744, tuvo lugar el Gentlemen Golfers of Leith, lugar en el que fue publicado el primer reglamento formal del golf. A partir de él surgió la Honorable Compañía de Golfistas de Edimburgo (Honourable Company of Edinburgh Golfers).

En 1754, la St. Andrews Society of Golfers era sustituida por el nombre “The Royal and Ancient Golf of St Andrews”, y está actualmente considerada como el club de golf más antiguo que existe.

El primer campo de golf fuera de Escocia es el “Royal Blackheath”, situado cerca de Londres, con fecha de 1766, y en Leith tuvo lugar la primera casa club en 1768.

Fuera de Gran Bretaña, el primer club de golf se creó en Bangalore (India) en 1820, aunque según qué fuente, ocurrió en Calcuta en 1829, y en Europa, fue en Pau, Francia, en 1856.

“El manual del golfista” fue el nombre que recibió el primer manual de golf encontrado en 1857 y escrito por el autor H. B. Farnie, que por aquel entonces se escondía bajo el seudónimo de “A keen hand” (una mano aguda).

Los primeros torneos en Escocia fueron disputados con estructuras formales y tuvieron lugar competiciones entre ciudades escocesas. Poco tiempo después, fue llegando a Inglaterra y al resto del mundo.

En 1860, tuvo lugar en Prestwick (Escocia) el British Open, que fue el primer torneo en el que solo los golfistas profesionales tuvieron la oportunidad de jugar.

Club de St. Andrews en Escocia, cuna del golf

El primer club de golf para mujeres fue fundado en St. Andrews en el año 1967.

Los campos de golf no siempre tuvieron 18 hoyos. En los terrenos de María I de Escocia, reina de Escocia, en Saint Andrews, tiene lugar en las proximidades del mar, pero en el siglo XV, los golfistas definieron un trazado a través del terreno ondulado, jugado con hoyos cuyas ubicaciones estuvieron dictadas por la topografía, el resultado fue un campo de 11 hoyos hasta el final del campo, se daba la vuelta y se jugaban de nuevo los mismos hoyos hacia la sede, haciendo un total de 22 hoyos. En 1764, varios de los hoyos fueron criticados y considerados demasiado cortos, por lo que, tras una modificación, pasaron a ser 18 hoyos los que quedaron.

Debido al gran potencial y prestigio del que gozaba el St. Andrews como capital del golf, todos los demás campos fueron modificados de manera similar, quedando el campo de 18 hoyos como el estándar para los partidos de golf.

La bola de golf también tiene su protagonismo en la historia del golf, puesto que tomó numerosas formas antes de en 1930 fueran impuestos ciertos estándares en cuanto al peso y al tamaño, por la United States Golf Association (USGA), (Asociación de Golf de los Estados Unidos).


Más adelante, se propuso también que la velocidad inicial de la bola no podía excedes los 76.2 m/s.

Finalmente, los palos también fueron un factor importante en la evolución del golf, puesto que los primeros palos de golf (clubs) estaban constituidos con la madera que se encontraba por la zona y posteriormente pasaron a ser fabricados los mangos con madera de Pacán, y las cabezas con madera de American Persimmon, siendo esta la favorita, por su gran dureza y resistencia. 

Hacia 1850, debido a la gran dureza de la bola de golf y al nuevo sistema “gutty”, la cabeza del palo de golf se vio obligada a evolucionar apareciendo por ello distintos modelos de palos con cabeza de hierro (Irons). 

A finales de la década de 1890, surgieron también los palos de metal, aunque el proceso de adopción de las entidades que regulan el deporte del golf fue bastante lento y a principios de la década de 1970, la tecnología de las varillas o mangos sufrió una nueva modificación, usando por aquel entonces el grafito y aprovechar así su resistencia y su ligereza.

En 1980, la madera fue sustituida por el metal gracias a su resistencia y versatilidad para poder lanzar la bola a la mayor distancia.


Deja un comentario